El centro comercial Güemes, que tiene como eje principal a la calle que lleva este nombre, ha sido recientemente objeto de modificaciones donde se ha tratado de liberar las veredas para facilitar el tránsito de los peatones y al mismo tiempo generar espacios dedicados al descanso, el ocio, el entretenimiento.

 

En el contexto de estos cambios el Observatorio de la ciudad de la Universidad FASTA se propuso indagar el modo en que los cambios son apreciados por las personas que transitan esta calle y también por los comerciantes de la zona.

 

La muestra se constituyó por 200 personas que circulaban por la zona como peatones y 100 comerciantes de diversas edades y sexo.

 

En general, los peatones consultados transitan habitualmente por Güemes; el porcentaje de aquellos que lo hacen diariamente coincide con el porcentaje que manifiesta trabajar en la zona. La gran mayoría lo hace por paseo y para realizar compras.

 

En cuanto a la percepción de las modificaciones, casi la totalidad advirtió los cambios y el 61% los valora positivamente mientras que el 31% manifiesta que le gustan poco o no le gustan. Es interesante destacar que sólo una minoría manifiesta indiferencia.

 

En forma paralela, se consultó a una muestra de 100 comerciantes de la zona, propietarios y empleados, pertenecientes a distintos rubros. Casi la totalidad manifestó tener registro de las innovaciones.

 

El 43% aprecia la innovación de modo positivo, mientras que el 36% manifiesta que le gusta poco o no le gusta. El 20% manifiesta indiferencia.

 

En cuanto al modo en que los cambios influyen en la actividad comercial la mayoría responde que es indiferente y otros que no saben, estiman que las ventas seguirán igual, no tendrá influencia en la decisión de compra.

 

El 37 % tiene una opinión más definida: la mayoría percibe que influirá de modo positivo y las razones son las siguientes: la gente puede descasar, sentarse, algo nuevo siempre vende, atrae público, ayuda a mejorar la vista y es probable que los más beneficiados resulten los comercios del sector gastronómico. En menor porcentaje creen que la influencia comercial será negativa, venderán menos porque molesta y quita espacio para estacionamiento, porque se produce un embudo de autos que hace difícil la circulación.

 

En relación a la posibilidad de permanencia en el tiempo más del 50% estima que debieran seguir durante todo el año aunque con algunas mejoras y, en relación a la extensión a lo largo del segmento comercial de la calle Güemes, las opiniones son equilibradamente dispares.

Compartir
Artículo anteriorDefensor del Pueblo, contra harinera contaminante del Puerto
Artículo siguienteEntregaron las primeras pensiones del año en Mar Chiquita
Periodista recibido en Instituto Superior deporTEA en 1999. Redactor de Puntonoticias desde 2004. En radio La Red FM 91.3 está a cargo del área periodística y desde 2000 conduce programa al mediodía "Mar del Plata en La Red". Columnista en programa Primera Tarde en Radio Mitre FM 103.7. Además es corresponsal de La Red Am 910 Buenos Aires y fue productor de móvil para Telefé Noticias. Realizó cobertura de eventos internacionales tales como Cumbre de las Américas, Festivales de Cine, Ferias de Turismo, entre otros.

1 Comentario

  1. Señor Intendente:
    No es posible que hagan peatonal para la gente como indican los carteles. Porque el uso de la Calle Güemes, lo hace el público local durante todo el año, para estacionar en ambas manos, como está vigente en este momento.
    Si se expandió Güemes, y sus alrededores, la cual funciona perfectamente, que es un orgullo para Mar del Plata, lo cual es una atracción para todos los turistas que vienen a vacacionar a la ciudad por dos meses, donde hay un público abundante, que recorre dicha calle, disfrutando de las firmas comerciales más importantes del país, le ruego que no continúe con el proyecto, ya que obstaculiza el estacionamiento libre.
    El ejecutivo debe pensar, le doy un consejo (de mi experiencia) invertir el capital de todos los contribuyentes, para solucionar, por ejemplo, la Calle Alem que esta caída y necesita resurgir. El proyecto es una inversión innecesaria, que podría ser muy bien utilizada, para otros destinos que realmente lo necesitan.
    No toque lo que funciona a la perfección, la mayoría de los propietarios y locatarios, no está de acuerdo y no pueden largarse a una aventura de una prueba piloto, que a la vista es un fracaso; sobretodo si el año siguiente se abrirán locales nuevos en la Terminal Vieja, no queremos estar en desventaja, prohibiendo el estacionamiento en la forma que estaba funcionando correctamente.
    No utilice la prepotencia del ejecutivo, ya que las personas que disfrutan de esa comodidad, seguramente tomarán sus recaudos a la hora de emitir su voto.

    Héctor Pellegrino.

Deja un comentario

Comenta desde Facebook:

Comentarios: