Según el informe PISA 2012, un estudio internacional de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que evalúa en matemáticas, ciencias y comprensión de lectura a estudiantes de 15 años, Argentina se ubica en el puesto 59 entre 65 naciones, cayendo una posición con respecto al 2009.

 

El diputado nacional y miembro de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la Nación, Miguel Bazze (UCR Buenos Aires), afirmó –ante los resultados del informe PISA 2012 publicados- que “es tremendamente preocupante el bajo nivel de la calidad educativa en el país y es de una gravedad alarmante la actitud irresponsable del gobierno nacional que sigue ignorando la realidad”.

 

“De esta manera, impartiendo a los niños y jóvenes una educación muy por debajo del nivel que van a necesitar para estudiar, trabajar y desarrollarse adecuadamente en la vida, estamos condenando a cientos de miles de argentinos a la postergación y a la pobreza, pero además estamos hipotecando el futuro del país, por cuanto es absolutamente imposible lograr una Nación con crecimiento económico y desarrollo social sin un nivel educativo mínimo que permita el uso adecuado de los avances científicos y tecnológicos”, dijo Bazze.

 

El diputado nacional agregó que “esto ya pasa en la Argentina. Después de muchos años en los que la calidad educativa desciende de manera ininterrumpida, una gran cantidad de egresados de la escuela secundaria no está en condiciones de acceder a estudios superiores, de incorporarse al mercado laboral, por lo que deben sumarse al mismo realizando tareas para las que no se requiere ningún tipo de formación, con lo que a pesar de haberse esforzado para estudiar, ven frustradas sus expectativas de crecimiento personal”.

 

“El Gobierno Nacional se desentiende permanente de este problema y trata de responsabilizar a los gobiernos provinciales, que por supuesto tienen también gran responsabilidad, pero es desde la Nación donde se deben fijar pautas y programas mínimos que deberían cumplirse en todo el país para frenar la caída y empezar a recuperar calidad de la educación”, enfatizó.

 

Como ejemplo indicó que “el Poder Ejecutivo afirma que se ha alcanzado la meta de destinar el 6% del PBI a la educación sin reconocer que prácticamente el setenta por ciento de ese aporte lo realizan los gobiernos provinciales y municipales”, y que “el Tesoro Nacional invierte cada vez menos en educación primaria y secundaria, situación que por supuesto se agrava por la difícil situación financiera por la que atraviesan muchas provincias como consecuencia de la retención indebida de fondos que hace la Nación en materia de coparticipación”.

 

“El Gobierno nacional no asume su responsabilidad y de esta manera está estafando a los millones de alumnos, y a sus respectivas familias, que hacen un gran esfuerzo para realizar el ciclo educativo imaginando que después con esa formación van a lograr desempeñarse cuando en la mayoría de los casos se encontrarán con la frustrante realidad que no tienen los conocimientos necesarios”.

 

“Es necesario que las autoridades tomen urgente este tema con seriedad y responsabilidad, y reaccionen poniendo en marcha programas y planes de estudios acordados con las provincias que garanticen un mínimo de calidad de la educación”, finalizó.



Siguiente Noticia Optimismo en el sector de la construcción para el 2014

Noticia Anterior ATLANTIS DEFIENDE SU PLAZA EN LA PROMOCIÓN

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario