El gobierno argentino elevó las retenciones para el uso de tarjetas de crédito locales en el extranjero y estableció un impuesto para la compra de divisas para el turismo, en un intento por frenar una sangría de las reservas del Banco Central que puso en riesgo la economía.

 

En una resolución publicada en el Boletín Oficial, el organismo recaudador de impuestos elevó a 35 por ciento desde 20 por ciento el impuesto que deben pagar los argentinos cada vez que realizan una compra con tarjeta de crédito en el exterior o adquieren un pasaje de avión o paquete turístico al extranjero.

 

Además impuso un gravamen del mismo valor a las escasas compras de dólares que el gobierno autoriza a realizar a los argentinos que viajan al exterior.

 

Un estricto control de cambios impuesto a fines del 2011 impide a los argentinos comprar dólares como forma de ahorro y apenas les permite adquirir billetes verdes si viajan al exterior, lo que disparó la cotización de la divisa en el mercado negro.

 

Las reservas del Banco Central cayeron alrededor de un 30 por ciento este año debido a que la entidad debió inyectar divisas en el mercado cambiario ante la falta de dólares en el país.

 

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró hoy que “el sendero” que está “transitando” el Gobierno “es el correcto”, tras la profundización del cepo cambiario, y estimó que esta situación “tenderá a normalizarse próximamente”.

 

“Uno tiene que administrar una estrategia adecuada”, explicó el jefe de ministros y agregó: “El sendero que estamos transitando es el correcto”.

 

En su habitual contacto con la prensa, Capitanich remarcó que “ha disminuido sustancialmente la brecha en las operaciones (de moneda extranjera) por afuera del mercado oficial”.



Siguiente Noticia Realizan una limpieza integral del Monte Varela

Noticia Anterior Se presentan los Lobo de Mar

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario