Opinión

A partir de un decreto de la presidenta de la Nación, la Secretaría de Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico cuenta con un nuevo titular.
 
El joven sacerdote salesiano Juan Carlos Molina tendrá bajo su responsabilidad la no sólo delicada sino ardua tarea de hacer que la Se.Dro.Nar contribuya a la disminución de casos de niños y adolescentes que son víctimas de quienes lucran con los estupefacientes. Al mismo tiempo la intención es de recuperación hacia una vida saludable de quienes son ya presa del flagelo de la droga.
 
Que tal será el compromiso de Molina y de la Secretaría. Y aquí vale señalar un detalle: el organismo no participará de la lucha contra el narco-tráfico, lo que sin vueltas corresponde a otras instancias. Es decir la pelea contra los individuos o los grupos quedará bajo la órbita de la Secretaría de Seguridad que capitanea Sergio Berni.
 
Es interesante conocer que el nombramiento del sacerdote Molina dispuesto por la señora Cristina Fernandez, no responde en absoluto a la filiación de “sacerdote kirchnerista” que le endilgan medios periodísticos como si fuese la razón “sine-quanon” para tal nombramiento. Si se quiere, es la respuesta de la primera mandataria a la Iglesia que en el último documento de la Conferencia Episcopal del pasado 7 del mes anterior se formuló fuerte crítica a la política oficial en lo referente a la lucha contra el narcotráfico. Recordemos que los dignatarios de la Iglesia cuestionaron al Gobierno por no haber designado al reemplazante de Rafael Bielza, quien se fue de la Se.Dro.Nar en el mes de marzo.
 
En cuanto a los antecedentes del flamante secretario, que dicen de su conocimiento del tema, es dable consignar que desde 2003 maneja en Santa Cruz la denominada Casa Valdocco, una fundación ubicada en Cañadón Seco, dedicada a la recuperación de adictos.
El conocido Padre “Pepe”DiPaola, del Centro La Carcova, refiriéndose a Molina reconoció el permanente trabajo de éste en una constante labor de base parala reducción de la demanda. Particularmente -y creo no equivocarme- el secreto del fracaso del tráfico de drogas estará dado en la medida en que se reduzca la demanda. Es algotan simple, casi infantil, pero tremendamente real: si yo noquiero consumir nada que no quiera y por la razón que fuere, quien lo produce fracasará, ya que no habrá demanda de tal o cual oferta.
 
Entonces -pienso- es llegada la hora en que todos a una, partidos pòlíticos, todas las confesiones religiosas, las universidades, las ONG, las instituciones civiles, las asociaciones vecinales de fomento, todos, acompañando cada quien desde su lugar a quienes desde el Estado, a través de la Se.Dro.Nar encaran la verdadera y efectiva lucha contra la droga a través de la prevención y de la recuperación de adictos.——————————————————————————————-
Mario Marini



Siguiente Noticia El creador de Los Caballeros del Zodíaco celebra sus 40 años de trayectoria

Noticia Anterior "Si nace un niño con VIH es porque falló el sistema de salud"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario