El kirchnerismo aprobó en el Senado, casi en soledad, el proyecto de reforma y unificación de los Códigos Civil y Comercial, dado que la mayoría de oposición, motorizada por el radicalismo, se retiró del recinto por desacuerdos con la metodología empleada y porque las únicas dos modificaciones aceptadas correspondieron a propuestas de legisladores oficialistas.

 

Tras doce horas de debate, oficialismo consiguió 39 votos afirmativos contra 1 del representante del Partido Renovador de Salta, Juan Pérez Alsina, y ante la retirada en bloque de los radicales.

 

También se fueron del recinto los senadores del Peronismo Federal y del FAP, incluso la representantes del peronismo disidente Liliana Negre de Alonso y Sonia Escudero.

 

La sorpresa la dio el jefe del bloque de diputados del Frente Para la Victoria-PJ, Miguel Angel Pichetto, al admitir su desacuerdo con algunos puntos de la reforma, aunque adelantó que la votaría por disciplina partidaria y por la existencia de acuerdos políticos.

 

Primero dijo que el texto original era de “una ideología privatista del Derecho Civil por encima del Derecho Público” que “coloca al Estado como sujeto privado” y dijo que ello es consecuencia de haber sido elaborado por “civilistas”.

 

“Tiene una matriz y tiene un pensamiento de los civilistas que no comparto, pero lo voy a votar igual”, afirmó el rionegrino, quien además cuestionó la forma en que quedó “el artículo 19” -establece el reconocimiento de la vida humana “desde la concepción”- y apuntó: “Tengo un pensamiento laico: las cosas del Estado son del Estado y las de Dios son de Dios”.

 

El radical mendocino Ernesto Sanz se quejó de la actitud del peronismo y afirmó que se trataba “de un agravio a la oposición”, ya que “las únicas propuestas que aceptan son las que hacen miembros del oficialismo”. (DyN)

 

El proyecto

 

De acuerdo con el jefe del bloque K, el proyecto oficial incluye más de 150 modificaciones, entre ellas algunas pedidas por la Iglesia como el reconocimiento de la vida “desde la concepción” (en contrario al texto original de la comisión redactora que establecía que “comienza con la concepción en el seno materno”), que va contra la posibilidad de legislar el aborto.

 

También se estableció la eliminación de todo lo referido a la fecundación asistida post mortem y la gestación por sustitución (alquiler de vientres), reclamos efectuados por la Iglesia y que provocaron malestar en filas K y restaron apoyo de la oposición.

 

Se quitó asimismo el párrafo referido a la concepción en “el caso de técnicas de reproducción humana asistida”, que decía que “comienza con la implantación del embrión en la mujer”, pero se mantuvo la simplificación del trámite de divorcio por “petición de ambos o de uno sólo de los cónyuges”, a posibilidad de firmar acuerdos prematrimoniales y mejoras a los procesos de adopción.

 

El artículo 765, en tanto, deja abierta la puerta para una eventual “pesificación” de los acuerdos económicos, ya que habilita la posibilidad de saldar deudas tomadas en moneda extranjera con “el equivalente en moneda de curso legal”.

 

La oposición, en tanto, cuestionó la prisa por sancionar la reforma (aunque el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había admitido por la tarde a los jefes de bloque del Cuerpo la posibilidad de aceptar cambios en Diputados), la restricción del derecho de las personas nacidas por métodos de fertilización asistida a conocer su origen, es decir la identidad de los donantes; y la supresión de la cláusula de función social de la propiedad. (DyN)

 



Siguiente Noticia Haberes y medio aguinaldo se pagarán antes del 20 de diciembre

Noticia Anterior Le roban la moto, no arranca y lo balean

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario