Era el cotejo ideal para demostrar, si lo visto hasta el momento era un buen inicio, o si estamos definitivamente en presencia de la revelación del torneo. Porque el triunfo con autoridad, y la manera, a pesar del cierre parejo, deján tranquilo a Leandro Ramella. No hay casualidades, y este Quilmes tiene hambre. Derechito al Super 8.

 

Fue triunfo, ajustado, en el sur de la provincia, frente a Lanús 63  a 61.

 

Baxley sobre el cierre consolidó con un triplazo una victoria que merecía por el transcurso del juego, donde dominó durante todo el cotejo.

 

Lanús 61: Orresta 2, Cuello 6, Mazzaro 11, Proby 12, Lycht 15 (FI); Salles 8, Mariani 2, Eslava 5

Quilmes 63: Sahdi 6, Baxley 15, Marín 4, Ghersetti 7, Romero 9 (FI); Ortíz 2, Piñero 12, Maciel 0, Gallizzi 8.

 

Parciales: 10 – 16, 11 – 12, 20 – 19, 20 – 16.

Arbitros: Fabricio Vito, Julio Dinamarca.

Estadio: Antonio Rotili.

 

Leandro Ramella: “Para nosotros esto es un premio” dijo el entrenador en jefe del Tricolor a “Esto es Quilmes”, que ya piensa en el juego del jueves, que dará inicio a la segunda fase frente a Sionista de Paraná.



Siguiente Noticia Tenía alcohol hasta en el tanque de la moto

Noticia Anterior Piden pronto tratamiento y aprobación de proyecto sobre violencia familiar

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario