Quilmes perdió 79 a 67 frente a Gimnasia de Comodoro Rivadavia, y deberá ganar el domingo en Lanús y que Peñarol derrote a Obras para clasificar al Súper 8 que se realizará en Mendoza.

El partido comenzó muy parejo, con Nicolás De Los Santos y Fabián Sahdi manejando los hilos de sus equipos con los primeros puntos. Gimnasia malgastó varios intentos de tres hasta que apareció el especialista Leonel Schattmann . Cuando el cotejo estaba 11-7, Gimnasia empezó a tener más efectividad y metió un parcial de 9-0 con dos tiros más del perimetral de Cármen de Patagones para ponerse 20-7- El cervecero  estaba perdido en la cancha y marraba tiros sin confianza. El mens sana se fue al primer descanso arriba por un contundente 22-8.

En el segundo, estuvieron más de dos minutos sin tantos con muchos errores de ambos lados. Quilmes aprovechó una ráfaga de cuatro puntos de Marín para descontar y el banco comenzó a responderle a Leandro Ramela, con puntos de Ortiz, Maciel y Piñero. El visitante comenzó a acercarse y la hinchada del Socios Fundadores a cantarle al equipo que se despierte, claro que en otros términos. Así fue como apareció Pablo Orlietti, Diego Cavaco y un triple de Santiago Scala para volver a estirar la ventaja. El parcial fue para Quilmes 18-13 pero el “verde” siguió manejando el partido, 35-26.

En el tercer cuarto, Gimnasia salió concentrado en sacar una ventaja considerable que le permita regular el segundo tiempo. Sam Clancy,  muy enfocado en ataque y en defensa, donde junto a Byron Johnson trabajaron en equipo como especialistas reboteros. Cuando Quilmes, con Baxley que volvió a marcar tras un cuarto de sequía y  Marín desde la línea y volvió a acercarse a diez, Clancy metió un doble, un tapón en la jugada siguiente y una asistencia para el triple de Cassinelli que hizo levantar a todo el Estadio y a la popular desplegar la inmensa bandera blanca y verde. Al final del tercer cuarto la diferencia era de quince y el local se abrazaba a una nueva victoria y a la permanencia en la punta de la zona sur.

En el último cuarto, Quilmes intentó lo imposible ante un equipo como Gimnasia que una vez que se aferra a la victoria no la suelta jamás, desde el traspié de la segunda fecha contra Obras. La contundencia en los tiros de Johnson, de gran partido, Orlietti y otra vez Scala de tres, no le permitieron al “cervecero” revertir los tantos. Diego Romero, ex Gimnasia, fue el que más enfrentó a la defensa y hasta metió desde el perímetro: siete puntos para él en el parcial. Facundo Piñero aportó lo suyo desde el banco pero Gimnasia estaba muy enfocado, defendía con uñas y dientes al punto que Orlietti debió retirarse con cinco faltas, y en ataque siempre llegaba uno abajo del tablero.

Gimnasia Indalo (79): Nicolás De los Santos 6,  Leonel Schattmann 20, Diego Cavaco 5, Byron Johnson 17  y Samuel Clancy 11 (FI). Santiago Scala 6, Pablo Orlietti 8 y Exequiel Cassinelli 6. Leandro Valicenti no ingresó. DT Gonzalo Garcia.

Quilmes MdP (67): Fabián Sahdi 7, Walter Baxley 10, Federico Marín 9, Diego Romero 13  y Mario Gerhsetti 4 (FI). Maximiliano Maciel 4, Tayavek Gallizi 5, Facundo Piñero 7,  Lucas Ortiz 8.Tiago Moledous no ingresó. DT: Leandro Ramela.

Parciales: 22-8/35-26 (13-18)/63-48 (28-22) y 79-67 (16-19)

Árbitros: Juan Fernández y Rodrigo Castillo

Estadio: Socios Fundadores

CRÓNICA GENTILEZA LUCÍA FUEYO-PRENSA GIMNASIA DE COMODORO RIVADAVIA

FOTOS: RICHARD ASENCIO.



Siguiente Noticia El obispo llamó a ser testigos valientes del evangelio

Noticia Anterior Llega a Mar del Plata "Pinta Argentina"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario