Lo afirmó Facundo Barrionuevo vicepresidente de la Asociación Civil “Para que nunca te Rindas” de Mar del Plata.

 

La ONG, hace 5 años se dedica a la atención educativa integral de  adolescentes y jóvenes que crecen en contextos de vulnerabilidad social y pobreza.

 

Sostuvo que este circuito delictivo encuentra posibilidades de expansión y crecimiento y apuntó a sectores de la política, las fuerzas de seguridad y de la justicia.

 

Con distintas experiencias educativas y productivas, actualmente, centra su mayor fuerza en el sostenimiento de un Centro Juvenil diario en el Barrio Bosque Grande, el cual recibe adolescentes de los barrios de la zona.

 

En él se realizan espacios recreativos, deporte, talleres productivos y culturales y funciona también un comedor nocturno.

 

“Quiénes trabajamos a diario en distintas tareas con adolescentes, jóvenes y niños en los barrios sabemos que la madre de todas las batallas y de todos los problemas es el flagelo de la droga. En cualquier barrio, hasta el vecino más distraído sabe donde están los transas y dónde se vende la droga. Es evidente que este comercio ilegal ha crecido a nuestro alrededor llevándose la vida de muchos pibes y quebrando familias e historias enteras y para siempre”, aseguró el educador.

Barrionuevo

Sin embargo también hizo mención a que “no es posible a que este circuito del delito encuentre posibilidades de expansión y crecimiento sin la connivencia de sectores de la política, las fuerzas de seguridad y de la justicia. Lo vienen denunciando las organizaciones sociales y de vecinos hace años. Mar del Plata ya vive realidades similares a las del conurbano bonaerense. Incluso hemos encontrado casos de consumo de paco, sustancia que hasta ahora no creíamos en nuestra ciudad.”

 

“La contra cara de este dolor”, explica Barrionuevo, “es que las organizaciones como la nuestra, que gestiona recursos y programas de la Provincia de Buenos Aires, hace ya tiempo han dejado de ser sostenibles con ese financiamiento y nos obligan a precarizar nuestro trabajo o desgastarnos en la tarea de buscar sostén económico, e incluso impacta en la calidad de la atención que podemos prestar a los pibes. Lo mismo pasa en los programas de Prevención de adicciones que prácticamente son nulos o insignificantes.”

 

Al respecto dijo también, que junto a otras organizaciones están solicitando una medida de amparo para regularizar los pagos atrasados y la adecuación de los montos.



Siguiente Noticia Pacientes con artritis reumatoidea piden por sus derechos

Noticia Anterior Se presentó el programa “Nos vemos y nos leemos"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario