En la Argentina, más de 2,5 millones de personas viven en villas de emergencia o asentamientos irregulares, según un informe de la ONG Techo.

 

El estudio realizado abarca siete provincias que agrupan a más del 60% de los habitantes del país, relevó 1834 villas y asentamientos del área metropolitana, el interior de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, el Alto Valle de Río Negro, Neuquén, Misiones y Salta, en los que viven 532.800 familias.

 

Sólo en los tres cordones del conurbano bonaerense se concentran 624 villas, en las que residen más de 1,2 millones de personas. La Matanza, con 89, es el distrito con mayor cantidad de barrios carenciados del país. En la ciudad de Buenos Aires se contabilizaron 56, en los que viven alrededor de 350.000 personas.

 

La organización Techo subrayó que los habitantes de estos barrios tienen serios inconvenientes para acceder a los servicios de electricidad, gas y agua potable. Además, viven en zonas más vulnerables y expuestas a las inclemencias naturales, inundaciones o incendios.

 

El documento fue presentado en el Salón Azul del Congreso de la Nación ante diputados y senadores. Allí también se habló de los cuatro proyectos de ley que Techo elaboró sobre ésta temática, vinculados con la planificación territorial, regularización nominal, vivienda y producción social, y regulación del proceso de desalojo.

 

“La información es un bien público, no es destructiva, sino que se puede usar para generar soluciones”, opinó Ignacio Gregorini, director del Centro de Investigaciones de Techo.

 

En el caso del partido de General Pueyrredón -Mar del Plata- se ubica en el primer lugar de la lista de los distritos del interior de la povincia de Bueno Aires, con 32 asentamientos y villas y cerca de 11.000 familias. En todo el territorio bonaerense hay 1046 villas y 327.600 familias.

 

Dentro de los siete territorios relevados, en el 60% de los barrios predomina una mayoría de viviendas con conexión irregular a la red de energía eléctrica. En el 65% las casas están provistas de pozo ciego para la eliminación de excretas y sólo en el 5% prevalece la red cloacal.

 

Un déficit similar aparece en el acceso al agua potable. En el 62% de los sitios reina la conexión irregular a la red y un 10% cuenta mayoritariamente con agua corriente. Además, en un 90% de los barrios humildes el método de calefacción más utilizado es la garrafa.

 

El informe dice que un 64% de los asentamientos se inunda cuando llueve. La mayoría están situados cerca de un río o curso de agua. En un 29% de los barrios se registró, al menos, un incendio en los seis meses anteriores al relevamiento. En el 30%, cuando se los requiere, los bomberos no ingresan a los lugares porque las calles no están en condiciones.

 



Siguiente Noticia "Está radarizado el 95 por ciento de las rutas aéreas"

Noticia Anterior Motoqueros cumplieron retención de tareas en casa de comidas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario