La comunidad educativa de la Escuela Nº13 “José Hernández”, ubicada en la avenida Arturo Alió e Ituzaingó, debió suspender las clases a raíz de sufrir la inundación de un sector del edificio, producto de las filtraciones sufridas por el mal funcionamiento del tanque de agua.

 

Lo curioso es que el pasado viernes ese inconveniente, que durante los últimos días había causado también problemas con el suministro eléctrico, había sido arreglado por operarios enviados por el Consejo Escolar.

 

A lo largo del año, esta escuela ha sufrido diversas situaciones conflictivas que incluyó el incendio de tres aulas y la falta de elementos para brindar un servicio digno de comedor a más de 400 chicos que asisten diariamente.

 

En el caso de las tres aulas quemadas, se espera una respuesta desde el mes de mayo y en lo que respecta al comedor escolar las soluciones que se reclaman datan de dos años.

 

Cabe destacar que el edificio es compartido, además con la Secundaría Nº33, y en total concurren alrededor de 600 alumnos.

 

La semana pasada se vieron sorprendidos con este problema con el tanque de agua que se rebalsaba y provocaba filtraciones en los techos, causando inconvenientes con el sistema eléctrico.

 

Por tal razón, debieron modificar el panorama de las jornadas escolares. No obstante, el viernes un grupo de operarios arreglaron el desperfecto.

 

Pero para sorpresa de las autoridades de la escuela, este lunes cuando llegaron se encontraron con parte del edificio bajo el agua.



Siguiente Noticia La Universidad será parte del 28º Festival Internacional de Cine

Noticia Anterior Multitudinario festejo de SUTERYH

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario