El actor y humorista Juan Carlos Calabró falleció en las últimas horas en el Hospital Británico de Buenos Aires, donde había estado internado varios días por un problema renal.

 

En agosto pasado, Calabró subió al escenario del Teatro Colón junto a sus hijas Iliana y Marina, para recibir un premio Martín Fierro a sus 50 años de trayectoria.

 

El actor nació en Capital Federal el 3 de febrero de 1934, debutó en radio a principios de la década del ’60 y su primera participación fue en el programa Farandulandia.

 

Estaba casado con Aída Elena Picardi, “Coca”, con quien tenía dos hijas.

 

En 1962, comenzó su carrera en la televisión con la exitosa comedia Telecómicos y, en simultáneo, empezó su trayectoria teatral, con un papel en Extraña Pareja, de Neil Simon.

 

Además, tuvo roles populares en teatros de revista como el Maipo, el Nacional y el Astros.

 

Su carrera continuó en el programa Circus Show, de Carlitos Balá, en 1972.

 

Con su rol protagónico en Calabromas, en 1978, encarnó a Johnny Tolengo, el Majestuoso, Gran valor y Aníbal, el pelotazo en contra, en un programa que fue un suceso durante los años ’80, innovando con diferentes versiones y formatos.

 

Su próximo éxito en la televisión fue El Contra, en la década del ’90, una adaptación de un sketch en el que el actor se dedicaba a provocar a sus invitados, confundiéndolos con otras personas y contradiciéndolos.

 

Además de su participación en radio y televisión, Calabró participó en 16 películas.

 

Así lo recuerdan

 

El actor y humorista Miguel Ángel Rodríguez aseguró hoy que su colega Juan Carlos Calabró “logró entretener y darle felicidad a la gente”.

 

“Me deja mucho. Sabemos lo que era ‘Cala'”, expresó en declaraciones al canal Todo Noticias (TN).

 

Además, sostuvo que “el público también lo quería mucho” y destacó que Calabró era “muy obsesivo y profesional con su trabajo, muy remador”.

 

Por su parte, el actor y humorista Rubén “Dady” Brieva destacó hoy que Calabró fue “muy profesional” y “le entregó una vida al oficio de una manera muy seria”.

 

“Era muy profesional, no le gustaba que no se supiera la letra del libreto. Tenía mucho oficio, y además era de una época donde se hacía humor sin malas palabras”, remarcó. (DyN)



Siguiente Noticia "Ninguna fuente de trabajo se verá afectada" por ley de Medios

Noticia Anterior Preocupación por la negativa oficial a reconocer la inflación

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario