El ministerio de Salud de la Provincia dio a conocer las últimas estadísticas sobre nutrición infantil, en las que se destaca que las cifras sobre desnutrición aguda o emaciación llegaron a su punto más bajo: un 1,8 por ciento. En todo el mundo, el porcentaje de desnutrición esperado estadísticamente es de 2,3%.

 

“Hoy podemos afirmar que la desnutrición infantil casi es inexistente y que en los casos existentes no tiene que ver con un déficit alimentario. Estamos en una etapa donde el verdadero problema es la malnutrición, es decir los hábitos alimentarios de los niños y no la carencia de alimentos”, informó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia.

 

El estudio se realizó tomando los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mediante el software Anthro, y se llevó a cabo a 198.266 niñas y niños menores de 24 meses que forman parte del Plan Sumar. Los datos relevados son: peso (kg), talla (cm), fecha de medición, edad (años o meses), y sexo (F y M).

 

“Estamos viendo que en casi todos los ítems del estudio (desnutrición aguda, bajo peso, baja talla) la tendencia es de un mejoramiento constante en los últimos diez años. Estamos ante un progreso sostenido aunque todavía nos queda mucho por mejorar”, aseguró Collia. En el caso de la desnutrición se trata del índice más bajo del que se tiene registro desde 1995, cuando llegaba a 3,6%.

 

Entre las políticas de Salud que posibilitan estos resultados, el ministro destacó las campañas sobre la importancia de la lactancia materna, el tratamiento de las enfermedades respiratorias en forma rápida y efectiva en los hospitales públicos y los programas inclusivos como la Asignación Universal por Hijo y la Asignación por embarazo.

 

En cuanto a los casos de bajo peso la encuesta da cuenta que el 2,5% de los niños se encuentra por debajo del peso esperado: específicamente el 2,1% en el caso de las niñas y el 2,9% en el caso de los niños. En 2010, el bajo peso afectaba al 4,6% de los niños. Los índices de baja talla también mejoraron notablemente en los últimos años. Actualmente se encuentra en un 6,5%. En 2010 el índice era de 10,7% y en 2002 de 17%.

 

“La baja talla es una problemática nutricional que muestra un niño que ha vivido en condiciones de vulnerabilidad, no sólo alimentarias, sino de condiciones de vivienda, agua potable, violencia y otras”, explicó la responsable del Plan Materno Infantil del ministerio de Salud de la Provincia, Flavia Raineri.

 

Entre las estrategias destacadas el ministro de Salud destacó que, desde el embarazo, se promueven el cuidado de la madre y el niño, y perduran en el ciclo de vida (por ejemplo, control integral de la embarazada, programa SUMAR, Atención Primero Embarazadas, Maternidad segura y centrada en la familia, abordaje integral del control en salud, abordaje integral de la problemática de la mortalidad domiciliaria, etc).

 

OBESIDAD INFANTIL

 

Otra de las variables estudiadas en la encuesta fue la obesidad infantil. El 11,9% de los niños menores de 24 meses exceden el peso esperado para su edad, siendo específicamente un 12,9 en niños y un 11 en niñas.

 

“En este caso estamos ante un problema de salud pública a nivel mundial, que tiene que ver con los hábitos alimentarios y el consumo de comida chatarra”, explicó el ministro Collia y agregó que “por eso trabajamos fuertemente en la educación alimentaria para erradicar la mala alimentación, por ejemplo eliminar el consumo de snacks en niños y favorecer el aumento de frutas y verduras”.

 

En tanto Raineri destacó que “es importantísimo promover la lactancia materna, una fuerte estrategia para disminuir la obesidad, hasta actividades de promoción de vida saludable y buenos hábitos alimentarios”.

 

Las medidas para mejorar los índices de baja talla y obesidad tienen que ver con: educación alimentaria, estimulación de la lactancia materna como alimento principal en los primeros 6 meses como forma exclusiva y hasta 2 años como complemento de otros alimentos; el tratamiento rápido y oportuno de las enfermedades respiratorias; el uso de suplementos con micronutrientes como hierro, calcio, zinc; y el seguimiento y control del crecimiento y desarrollo de los niños y niñas pequeños.



Siguiente Noticia Kimberley enfrentará a Sarmiento por la Copa Argentina

Noticia Anterior Titular del AFSCA informó al Grupo Clarín la "adecuación de oficio"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario