La UCIP manifestó su desacuerdo con la decisión tomada por el Consejo Federal de Educación de dar inicio al ciclo lectivo 2014 el día 26 de febrero de 2014.

 

Consideró que, una vez más, se han desoído los pedidos multisectoriales tanto del sector público como privado de localidades como Mar del Plata, que ven afectada su temporada veraniega, la que año tras año es cada vez menor, reduciendo la actividad económica con base en el turismo.

 

A través de un comunicado, la entidad presidida por Raúl Lamacchia, insistió con que las ciudades turísticas necesitan de temporadas veraniegas como las de antaño, donde al comenzar las clase en el mes de Marzo, había plena ocupación todo el mes de Febrero.

 

“Ahora vemos prácticamente perdida la segunda quincena de Febrero, ya que no solo las clases empiezan –o deberían empezar- ante de fin de mes, sino que los exámenes previos ocasionan que las familias deban volver a sus localidades dos semanas antes de la fecha fijada para el inicio de clases”, remarcaron.

 

Para la UCIP se deben buscar soluciones innovadoras que complementen los 190 días de clases fijados en el calendario escolar con 90 días de temporada, y que permitan el desarrollo de las actividades turísticas que mueven la cadena de la economía y el desarrollo en sus localidades, y que llevan adelante este país.

 

“Vemos con asombroso luego, cuando a lo largo del año se cierran establecimientos educativos en días perfectamente laborables, por tareas de mantenimiento, limpieza de tanques de agua, perfeccionamientos docentes, etc. cuando ellas podrían hacerse en otros días que no afecten al ciclo lectivo”, consignaron.

 

Más adelante, señalaron como representantes del sector comercial de una ciudad turística “que el inicio de clases en la fecha establecida disminuyen las expectativas que proyectan los comerciantes al momento de decidir inversiones, compras de productos y contrataciones de personal con el objetivo de lograr mayores ventas y en consecuencia mejores ingresos para la ciudad en su conjunto”.

 

“Desde el gobierno nacional y provincial se viene pidiendo cautela a la hora de fijar los precios en las ciudades turísticas, a fin de contrarrestar las propuestas vacacionales del exterior. Para ello es necesario contar con previsibilidad y escala, y ello se logra con temporadas largas que permitan amortizar inversiones y aumentar la rentabilidad, ya que de otra manera la rentabilidad requerida por el empresario inexorablemente se ve reflejado en un aumento de precios que permita obtener mayores márgenes que contraponer a pocos días de trabajo”, sentenciaron.



Siguiente Noticia Papa Francisco "conmovido y preocupado" por el ataque a la Catedral

Noticia Anterior Alvarado y Unión lograron valiosos triunfos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario