El pivot misionero Diego Romero, habló en la previa de los partidos de Quilmes ante Obras Sanitarias y Boca Juniors mientras se recupera de la lesión que hoy lo mantiene fuera de la cancha. “La concentración y la unión del grupo fue clave para mantener a Once Unidos invicto”, indicó. El plantel viaja hoy a Capital Federal.

 

Quilmes, uno de los líderes de la Zona Sur en la primera fase de la Liga Nacional de Básquet, emprenderá hoy su viaje con destino a Capital Federal donde, entre jueves y sábado, disputará dos exigentes juegos ante Obras Sanitarias y el otro puntero, Boca Juniors, respectivamente.

 

Después del entrenamiento realizado anoche en Once Unidos, el equipo emprendió su viaje sin Diego Romero que sigue recuperándose de la lesión en su rodilla y espera regresar pronto.

 

Durante la semana, Tayavek Gallizzi entrenó diferenciado por una molestia en el aductor, pero no
tendrá inconvenientes para estar en ambos encuentros. Otro de los jugadores que entrena con el grupo haciendo algunos movimientos básicos, es el base Luca Vildoza. El resto del plantel está en óptimas condiciones y viajará a Capital Federal.

 

Diego Romero y Luca Vildoza entrenan diferenciado

 

 

El pivot misionero, Diego Romero, tuvo que mirar la racha de cuatro partidos como local que terminaron en triunfo desde el borde de la cancha y realizó un análisis de lo que mostró el “cervecero”: “el grupo siempre estuvo bien, incluso después de los dos primeros partidos. Sabíamos que teníamos que mejorar la concentración defensiva porque habíamos jugado dos partidos de 90 puntos de visitante y ha respondido con creces de local. La concentración y la unión del grupo fue clave para mantener a Once Unidos invicto”, destacó.

 

Si bien los cuatro rivales derrotados eran de buen nivel, la defensa fue un bastión para quedarse con los puntos y era un punto que debían mejorar: “era algo que habíamos hablado y el equipo lo hizo demasiado bien, muy bien. Ahora tenemos que trasladar esto a los juegos de visitante”, anticipó sobre el trabajo que realizó el grupo esta semana.

 

Todavía tendrá algunos días de recuperación por delante, previo a sumar algunos minutos en cancha: “día a día la rodilla responde mejor, puedo hacer más ejercicios y puedo aumentar la intensidad al correr, pero todavía me falta mucho para volver a jugar”, agregó Romero.

 

De todas maneras, tiene reemplazos de lujo ya que tanto Mario Ghersetti como el juvenil Tayavek Gallizzi han realizado una buena tarea. Incluso sobre el juvenil tuvo palabras de elogio: “es de esos pibes difíciles de encontrar. Le gusta entrenar, los chicos hoy en día creen que se las saben todas, pero “Taya” no, trata de aprender, es callado y trabaja muy duro. Tiene mucha responsabilidad pero lo toma con calma y trabaja mucho. Es muy humilde y tiene un futuro enorme, si le puedo dar una mano en este tiempo que estoy en Quilmes voy a estar orgulloso de hacerlo”, culminó.

 

La delegación que partió rumbo a Capital Federal está integrada por Fabián Sahdi, Tiago Moledous, Federico Marín, Walter Baxley, Facundo Piñero, Lucas Ortiz, Mario Ghersetti, Maximiliano Maciel y Tayavek Gallizzi, además de dos fichas juveniles como Patricio Piñero y Gastón Giordano, que por primera vez integrará el plantel de Quilmes en la Liga Nacional.

 

Cabe recordar que el próximo jueves, ante Obras Sanitarias, el partido se desarrollará desde las 19.30 y con el arbitraje de Alejandro Ramallo y Fabio Alaniz; mientras que el sábado enfrentarán al “Xeneize” a las 20 y los jueces designados son Pablo Estévez y Julio Dinamarca.



Siguiente Noticia JUDO: BUEN BALANCE PARA RUIZ DIAZ

Noticia Anterior Secuestran medicamentos que eran distribuidos sin habilitación

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario