Agentes de la Dirección de Inspección General, junto a efectivos policiales de la DDI local detectaron un vehículo utilitario que se dedicaba a repartir, entre otras mercaderías, medicamentos sin ningún tipo de habilitación para esta actividad.

 

Tras tareas de observación y vigilancia se comprobó que dentro del vehículo existía una gran cantidad de medicamentos entre analgésicos, antibióticos, digestivos y estimulantes sexuales, los cuales no contaban con la trazabilidad correspondiente (origen / procedencia).

 

Como resultado de estas acciones, se secuestraron todos los medicamentos, se infraccionó el titular y se secuestró el vehículo.

 

En este sentido, Eduardo Bruzetta, titular de la Dirección de Inspección General explicó que “estas acciones están enmarcadas dentro de lo que se General viene realizando en cuanto a detectar la comercialización clandestina de medicamentos dado que está relacionado con la salud y la integridad física de los vecinos de Mar del Plata y Batán”.

 

El funcionario precisó que esa línea de comercialización se da en pequeños kioscos, polirrubros y despensas, especialmente en la zonas más alejadas de al zona céntrica.

 

“Trabajamos en conjunto con el Colegio de Farmacéuticos para intervenir sobre los comercios que comprar en esta red clandestina de venta de medicamentos”, expresó.

 

Por último, Bruzetta recordó que “los únicos lugares donde está permitida la venta de medicamentos –hasta el analgésico más simple-, son las farmacias ya que sólo allí se pueden garantizar origen, procedencia, trazabilidad y calidad de los medicamentos. Además, el farmacéutico es el único profesional que puede expenderlos y explicar para que sirven”.



Siguiente Noticia Romero: “Tenemos que trasladar la defensa a los juegos de visitante”

Noticia Anterior Creamfields BA vuelve a Costanera Sur el 9 de noviembre

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario