El kirchnerismo recibió un golpe mucho más duro, incluso, que el de las primarias de agosto. Según la mayoría de los analistas, la contundente victoria de Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires, así como otros resultados negativos para el FPV en los principales distritos del país, ponen al oficialismo en una situación de debilidad inédita.

 

Tras conocerse los doce puntos de diferencia sobre Martín Insaurralde, el intendente de Tigre y ahora diputado electo dijo que la victoria “lo obliga a cruzar la frontera y recorrer la Argentina”.

 

El candidato por el Frente Renovador, Sergio Massa, se impuso anoche en la provincia de Buenos Aires con el 43,93 por ciento de los votos y arrasó al kirchnerismo con una brecha que amplió hasta casi 12 puntos sobre Martín Insaurralde, del Frente para la Victoria, que llegaba al 32,21%, en una elección que impone un nuevo mapa político en 2015.

 

El Frente Renovador logra con este resultado colocar 16 diputados nacionales y el Frente para la Victoria 12, cuando cambiaba 10, sobre un total de 35 bancas que puso en juego el distrito, con el 95,32 por ciento de las mesas escrutadas.

 

La elección de Massa, de todos modos, tiene otro resultado: jaquea al gobernador Daniel Scioli y sus aspiraciones presidenciales, y termina de fechar la gestión de Cristina Fernández.

 

La lista que encabeza Insaurralde había logrado en las primarias del 11 de agosto el 29,60 por ciento y el Frente Renovador el 34,95: la diferencia ya era mucha y el techo se había achicado, pensando que en la derrota de 2009, en legislativas frente a Francisco de Narváez, Néstor Kirchner había llegado al 32,11 por ciento.

 

Massa logró traccionar votos propios y ajenos en un reacomodamiento natural después de las PASO, con números que le ponen nuevos límites y territorios no sólo al mapa político de la provincia de Buenos Aires: el salto en dos meses desde el 34,95 por ciento de las primarias marca el vértigo de su expansión territorial.

 

El tercer lugar fue para el Frente Progresista Cívico y Social (FPCYS), con Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín a la cabeza, que ratificó el resultado de las primarias y mandó a un cuarto lugar a Francisco de Narváez, con Unidos por la Libertad y el Trabajo.

 

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores, en una lista encabezada por Néstor Pitrola, logró en los cómputos provisorios 4,85% y coloca un legislador en la Cámara Baja, mientras Unión con Fe, con Gerónimo Venegas, quedó en último lugar, con 1,75% de los votos.



Siguiente Noticia Más de un 70 por ciento del electorado concurrió a votar

Noticia Anterior El Frente Progresista metió los cinco consejeros escolares

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario