La justicia rusa rechazó la apelación de Hernán Perez Orsi para conseguir la libertad bajo fianza, igual que sucedió hasta el momento con todos los activistas que presentaron este recurso, incluida su compatriota, Camila Speziale.

 

Orsi se presentó este miércoles por segunda vez en una semana ante el Tribunal regional de Murmansk, en el norte de Rusia, después de que el jueves pasado su audiencia fuera suspendida por problemas en la traducción.

 

Con esta decisión judicial, el marplatense deberá continuar en prisión preventiva por lo menos hasta el 24 de noviembre, cuando comienza el juicio por participar de una campaña de Greenpeace.

 

No he hecho nada malo. Sólo quiero volver a casa, estar con mi familia y abrazar a mi hija“, dijo el argentino al hablar ante los magistrados que rechazaron su pedido de libertad bajo fianza.

 

En marco de la audiencia, Pérez Orsi añadió: “Fui, soy y seré un modelo de ciudadano de mi país, soy padre de familia y un trabajador. Su señoría, no tengo ninguna intención de escapar. Voy a estar presente, cada vez que se necesita, en el comité de investigación”.

 

“Lamentable, el tribunal está rechazando una a una las apelaciones para que nuestros activistas esperen el juicio en libertad. Esto es una muestra más de la dureza desmedida con la que se está castigando injustamente a quienes defienden el planeta de los crímenes ambientales como el que realiza Gazprom perforando el Ártico en búsqueda de petróleo”, declaró Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace en Argentina.

 

“En estos días tuve la oportunidad de poder hablar con él y lo sentí fuerte, con mucha fe y confiado en que será liberado y todo va a terminar bien“, dijo Margarita Malig, la mujer de Orsi, de 40 años.

 

“Cuando me llamó me comentó que estaba leyendo mucho, que hacía gimnasia en la celda donde está con un preso de ese país, que va entendiendo el ruso -ya que sabe varios idiomas- y que reza todo el tiempo porque es la única manera de poder sobrellevar este proceso“, señaló la mujer del marplatense y madre de su hija de un año.

 

“En todo momento Hernán agradeció el trabajo de la Cancillería y de los abogados sobre quienes dijo están haciendo un muy buen trabajo, conteniéndolo y tratando que esto llegue a su fin”, agregó.

 

Los 28 activistas detenidos, sumados a un camarógrafo y un fotógrafo que viajaban por ellos, fueron acusados de piratería, delito que, conforme a la legislación rusa, puede ser castigado con hasta 15 años de prisión.

 

Malig además destacó que se reunió con el intendente Gustavo Pulti, quien “nos ha brindado todo su apoyo”.



Siguiente Noticia Las finales de los Evita se acercan a Mar del Plata

Noticia Anterior Parque Informático: se firma carta de intención con sector audiovisual

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario