Un operativo de control desarrollado este lunes en una vivienda ubicada en Arrué entre Alberti y Gascón finalizó con el secuestro de dos vehículos robados y un motor.

 

Del allanamiento intervinieron personal de Inspección General y de la Dirección de Protección Comunitaria, conjuntamente con personal policial de la DDI, además del comisario Pablo Rodríguez, de la comisaría 12º, y dejó como saldo el secuestro de dos vehículos.

 

César Ventimiglia, titular de Protección Comunitaria, señaló que en el lugar se encontraron, además, objetos personales “que seguramente eran propiedad de las personas a las que se les sustrajo el auto”.

 

En ese sentido, el funcionario explicó que el lugar inspeccionado “era una casa abandonada que funcionaba como aguantadero. Detrás de la misma, había una entrada de auto que llegaba al fondo, donde se encontró un lugar para desarmar las unidades. No hubo detenidos, pero por lo menos se recuperó esta unidad recientemente sustraída, además del otro vehículo que tenía pedido de secuestro y el motor que –seguramente- tendrá un origen poco claro”, aseveró.

 

Ventimiglia adelantó que se procederá a demoler lo que queda de esa vivienda, “que –si bien tiene características de inhabitabilidad- funcionaba como escondite”, concluyó.



Siguiente Noticia “El mercado inmobiliario continúa en una situación complicada"

Noticia Anterior Cucaiba: finalizó la Semana de la Donación en las Escuelas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario