El concejal del Frente para la Victoria local Pablo Retamoza, encabezó un encuentro en el que se presentó un proyecto de ordenanza de su autoría, que establece las bases para la regulación del uso de imágenes de las cámaras de seguridad.

 

En la presentación, que fue convocado por la Fundación Ciudad Inclusiva y la Fundación CEPES (Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales) y se realizó en la sede del Socialismo Marplatense, estuvieron presentes también el concejal Fernando Maraude y los candidatos a concejales del mismo espacio Daniel Rodríguez, Marcos Gutiérrez y Ana López.

 

Además de Retamoza, los disertantes que explicaron el proyecto que fue realizado por el grupo de compañeros de La Cámpora Profesionales, fueron el Director Nacional de Articulación y Enlace con los Poderes Judiciales del Ministerio de Seguridad de la Nación, Dr. Ricardo Dios, y el Secretario del Juzgado de Garantías N˚2, Dr. Leandro Favaro, quien además es referente de La Cámpora Profesionales a nivel local.

 

En ese contexto, el edil explicó que, entre otras cosas, el proyecto apunta a “señalizar las cámaras para poner el foco en prevenir el delito creando corredores seguros y no en esperar a que se cometa el delito para luego castigarlo, y además para proteger las garantías constitucionales de todos los vecinos que tenemos derecho a saber que estamos siendo filmados en la vía pública”.

 

Asimismo, sostuvo que “es necesario generar en la sociedad un debate sobre el rol de las cámaras de seguridad: discutir si queremos que esas iniciativas de protección se den en un marco de Seguridad Democrática, o queremos aceptar la premisa de que todos somos sospechosos y debemos ser espiados”.

 

Por su parte, Favaro aseguró que “el conocimiento de que hay una cámara produce una modificación en la conducta de las personas; es más importante el hecho de que se sientan miradas que el hecho de que efectivamente estén siendo miradas”, y añadió: “Es absurdo que desde la gestión municipal se esté negando información sobre la ubicación de las cámaras, porque eso va en contra de los fines de la prevención”.

 

De la misma manera, explicó que “hoy se supone que en nuestra ciudad hay 131 cámaras de seguridad cuyo uso está regulado por un solo artículo, que en realidad no establece más que la propiedad del municipio sobre las cintas”, y opinó que “es indispensable hacer un análisis completo la situación y trabajar de manera planificada”.

 

Luego manifestó que “la ordenanza plantea además otros puntos muy importantes, como la creación de un Comité de ética y video vigilancia, la inclusión al circuito de las cámaras ubicadas en espacios privados de uso público y una regulación estricta sobre el uso de las imágenes que toma cada cámara para proteger el derecho a la intimidad de todos los vecinos”.

 

En igual sentido, Ricardo Dios explicó a modo de ejemplo la experiencia de las cámaras de seguridad que coloco la Policía Federal en la ciudad de Buenos Aires y afirmó que “el uso de las imágenes que toman esas cámaras tiene que estar pensado dentro de una normativa legal, y se debe estudiar profundamente quién interviene en cada situación detectada y cómo”.

 

“Asimismo –continuó- hay que determinar quién estará en los centros de monitoreo, por qué esa persona es idónea para ese trabajo y cómo va a usar esas imágenes, y hay que realizar capacitaciones para garantizar que no se afecte de ninguna manera a la privacidad del vecino que transita por la vía pública”.

 

Por último, expresó: “Estamos convencidos de que las políticas de seguridad tienen que ser discutidas por todos y no sólo por los que manejan la agenda pública”, y agregó: “Las cámaras constituyen sólo una herramienta dentro de un sistema de seguridad democrática, y tienen que ser complementadas con la planificación y gestión de muchos otros lineamientos”.



Siguiente Noticia Tom Hanks es el Capitán Phillips en una historia real

Noticia Anterior ¿No se puede demarcar de noche?

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario