Peñarol impuso una mayor jerarquía individual y terminó ganando el clásico de la ciudad de Mar del Plata a Quilmes, por 91 a 86, en el arranque de la Liga Nacional de Básquetbol (LNB) 2013-2014.

 

Alrededor de 6 mil personas protagonizaron un espectáculo sin comparación en las tribunas de un repleto Polideportivo Islas Malvinas.

 

El astro del seleccionado argentino, el base Facundo Campazzo, se erigió en el mejor exponente del triunfo `milrayita`, con 24 puntos, seguido por el ala pivote cordobés Leonardo Gutiérrez, que acumuló 20 tantos.

 

En Quilmes se destacó el escolta estadounidense Walter Baxley, responsable de 31 unidades y máximo anotador del partido válido por la zona Sur de la competencia.

 

De este modo, el equipo “milrayitas” incrementó la paternidad en los enfrentamientos entre sí y ahora domina por un contundente 68-33.

 

Peñarol tomó distancia en el primer cuarto del juego en base a su mayor jerarquía individual. Tres triples de Leonardo Gutiérrez (11 puntos en ese pasaje), el aporte goleador de Adrián Boccia (9) y algunas inspiraciones de Campazzo (4 puntos, tres robos y dos rebotes) fueron los factores de desequilibrio.

 

Pese a todo, Quilmes incomodó a su rival, dio batalla en los tableros y siempre se mantuvo a tiro, especialmente por el buen comienzo de Diego Romero, hermano del arquero del seleccionado argentino de fútbol.

 

En el inicio del segundo parcial, los dos equipos dispusieron suplentes y Quilmes revirtió el marcador (29-27 a falta de 5m.30s.), pero nuevamente dos triples seguidos, uno de Gutiérrez y otro de Sosa, le devolvieron la ventaja a Peñarol.

 

Durante el tercer período, el equipo `milrayita` terminó de quebrar a su adversario. Con un Campazzo superlativo (11 puntos, tres triples), el elenco local fue estirando diferencias ante un adversario que sintió el esfuerzo físico de los dos primeros segmentos y empezó a equivocarse más seguido (4 pérdidas).

 

Así, Peñarol tomó distancias claras a partir de la eficacia mostrada en los lanzamientos externos y un triple de Campazzo permitió una diferencia de 14 (58-44), cuando restaban 3`18”.

 

Inclusive, una ráfaga positiva del interno Martín Leiva (5 tantos) posibilitó que los dirigidos por Rivero se retiraran 69-52 arriba, al cierre del parcial.

 

En el período final, el espectáculo verdadero lo brindaron las dos tribunas, aportando calor, color y cánticos en todo momento. Quilmes encontró la llave de la conducción con un Federico Marín más activo y un picante Baxley (7) para achicar cifras y quedar a la expectativa (74-81), a falta de 2`34”.

 

Sin embargo, un triple de un habitual actor de reparto como Leiva estableció una ventaja de 10 (86-76), a poco menos de un minuto y medio para el cierre. Desde el otro lado contestó con una `bomba` Sahdi y el resultado todavía mostraba incertidumbre (86-81), cuando quedaban 1`18”.

 

En el minuto final, un doble de Boccia pareció liquidar el pleito pero Sahdi (19 tantos, 11 en el último segmento) respondió con un triple (89-86). Dos libres de Campazzo, la figura, sentenciaron el asunto.

 

SÍNTESIS

 

(91) Peñarol: Facundo Campazzo 24, Eshaunte Jones 0, Adrián Boccia 16, Leonardo Gutiérrez 20, Martín Leiva 10 (fi) Franco Giorgetti 2, Matías Ibarra 2, Axel Weigand 11 (x), Isaac Sosa 6 Dt: Fernando Rivero.

 

(86) Quilmes: Fabián Sahdi 19, Walter Baxley 31, Facundo Piñero 0, Mario Ghersetti 2, Diego Romero 11 (fi) Federico Marín 10 (x), Maximiliano Maciel 10, Lucas Ortiz 1, Tayavek Gallizzi 2. Dt: Leandro Ramella.

 

Progresión: Peñarol 24-16, 43-37, 69-52 y 91-86

Arbitros: Chiti-Mendoza

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata)

Asistencia: 6.000 espectadores.

Telam



Siguiente Noticia Bancarios: asumió Palazzo y Lupiano va por tercer mandato

Noticia Anterior TONOLEC REGRESA AL AUDITORIUM CON SU EXQUISITA FUSIÓN DE MELODÍAS ORIGINARIAS

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario