A casi un año de vigencia de la ordenanza que regula las cartelerías y marquesinas, más del 90% de los comercios han adecuado sus fachadas en Mar del Plata.

 

El impacto que ha tenido el Código de Publicidad Urbana resulta por demás considerable y sigue generando repercusiones entre los vecinos y comerciantes acerca de su implementación.

 

Uno de los sectores más afectados fue el rubro de diseñadores de cartelerías y marquesinas que han visto como se redujo considerablemente su actividad, provocando el despido de personal, cambio de rubro o el cierre de locales.

 

Es el caso de un matrimonio de diseñadores de gráfico que desde hace casi tres meses decidieron radicarse en la ciudad de Usuahia para continuar con su actividad.

 

En declaraciones a Radio La Red (FM 91.3), Mariela comentó que desde que el gobierno municipal decidió avanzar con esta iniciativa se produjo un decaimiento comercial muy importante “y era sabido que al estar prohibido lo que estás vendiendo no quedó otro camino que buscar otra ciudad para poder seguir desempeñándonos dentro de esta actividad”.

 

Con más de diez años de trayectoria, la diseñadora remarcó que no han sido los únicos que sufrieron esta situación “hay colegas que debieron despedir personal y buscaron alternativas como dedicarse a hacer toldos, pero cuántos comerciantes van a hacer toldos porque la ciudad tampoco está preparada para este tipo de accesorios”.

 

Cabe destacar que, muchos comerciantes decidieron retirar sus marquesinas y dejar sus fachadas sin cambios, ya que en su momento realizaron importantes inversiones y no confían en que surjan nuevas restricciones para promocionar sus comercios.

 

En otro tramo de la nota comentó que en el sur no pueden creer que tuvieran que irse de Mar del Plata porque exista ese tipo de normativa. “Me preguntan a quien se le pudo ocurrir algo así“, expresó.

 

Mariela confesó que “si nos quedábamos nos íbamos a terminar enfermando, porque vas viendo que de a poco te vas fundiendo y lo que hiciste te lo tiraron abajo, todas las marquesinas que construimos y por las cuales la gente te elogiaba terminaron siendo chatarra y después de tantos años de consolidar un nombre aparezca un Código de Publicidad que restringe tu trabajo, da bronca”.

 

“Tomaron una medida sin tener en cuenta aquellos que se verían afectados, porque estamos hablando de una medida que incidió negativamente en la cuestión laboral en una ciudad que necesita generar trabajo”, agregó.

 

Tras reconocer la importancia de reducir la contaminación visual, lamentó que la medida haya sido extrema porque atentó contra decenas de fuentes de trabajo. “En un corto plazo van a seguir desapareciendo más gráficas porque no se puede solventar un local y al personal con este Código vigente”, sentenció.

 



Siguiente Noticia Aprueban proyecto de creación del Polo Tecnológico

Noticia Anterior Remeros del Club Náutico participarán de una travesía por el Río Uruguay

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario